viernes, 18 de mayo de 2007

¡Oh Llama Violeta, ven, Llama Violeta!

¡Oh Llama Violeta, ven, Llama Violeta!

El canto de las horas



En el nombre de la amada, poderosa y victoriosa Presencia de Dios YO SOY en mí, mi santo Yo Crístico, el amado Lanello, todo el Espíritu de la Gran Hermandad Blanca, la Madre del Mundo y la vida elemental de fuego, aire, agua y tierra, yo decreto:



¡Oh Llama Violeta, ven Llama Violeta,

ahora flamea, flamea y flamea!

¡Oh Llama Violeta, ven Llama Violeta,

para elevar, elevar y elevar!



Repita el verso con los finales siguientes:

1. La Tierra y todo lo que contiene (x3)

2. A los niños y sus maestros (x3)

3. Las plantas y criaturas elementales (x3)

4. El aire, el mar y la tierra (x3)

5. Haz que todos comprendan (x3)

6. Bendice a todos por la mano de Omri-Tas (x3)

7. YO SOY, YO SOY, YO SOY la plenitud del Plan de Dios que se realiza ahora mismo y para siempre (x3).



Y con plena fe, conscientemente acepto que esto se manifieste, se manifieste, se manifieste (x3), aquí y ahora mismo con pleno poder, eternamente sostenido, omnipotentemente activo, siempre expandiéndose y abarcando el mundo hasta que todos hayan ascendido completamente en la luz y sean libres. ¡Amado YO SOY! ¡Amado YO SOY! ¡Amado YO SOY!.